Se realizó marcha por Leonela en Bs As, Tres Algarrobos y Tejedor

El 5 de febrero (2013), a una semana de que la joven de Tres Algarrobos, Leonela Noble, fue atropellada por un taxista, se realizaron marchas pidiendo justicia en su ciudad natal, Capital Federal y Carlos Tejedor.

En la ciudad de Buenos Aires, medios de comunicación nacionales cubrieron la marcha que contó con la presencia de un nutrido grupo de personas.

En Carlos Tejedor (cabecera) la cantidad de personas que asistieron a pedir justicia disminuyó respecto a la viernes 1° de Febrero, fecha en la que se había realizado otra marcha con la presencia de la madre, Sandra Fewkes.

Algunas de las declaraciones que la madre de Leonela hizo durante la marcha:


«Quiero justicia por mi hija y que él (por el taxista Ricardo Darío Botta) pague por lo que hizo», exclamó Sandra y agregó, quebrada: «No tiene perdón». Además, la mujer volvió a descreer de la versión que señala que el chofer habría tenido «un ataque de hipoglucemia» y se preguntó «¿a esa velocidad inconciente?».

«Seguramente no está escuchando, porque está inconciente, sigue inconciente, protegido, no se da cuenta de nada», ironizó. En tanto, pidió a quienes se quedaron en el lugar a asistir a su hija y a los testigos de hecho «que vayan a la Justicia».

«Al de la moto que chocó, a los del colectivo, que por favor se acerquen, si no pueden a mí, a alguien», agregó. Uno de los presentes denunció que en el momento del accidente «una señora rubia tapó el cartel con nombre del taxista, para que no nos enteremos» de la identidad del conductor.

“Me siento muy acompañada por la gente, que se solidariza conmigo y me llama. También me apoyaron varias madres que perdieron a sus hijos en la tragedia de Once. Yo ya soy otra madre del dolor”, declaró Fewkes, y agregó: “El motivo de mi vida era Leonela, y ahora es el motivo de mi fuerza para luchar y buscar que todo esto quede claro”.

“No lo quiero ni ver, no tiene perdón humano, divino no sé si lo tendrá y menos de la madre». Y en un tono compungido, agregó: «Yo no quiero ningún llamado, yo quiero justicia por mi hija y que él pague lo que hizo».

Luego de las fotografías de la marcha en Capital Federal y Tejedor, algunos extractos de notas que realizaron medios nacionales:

{gallery}2013/febrero/marchaporleonela{/gallery}

Las notas completas:

Clarín:

A una semana de la tragedia, piden justicia por Leonela

Familiares y amigos de Leonela Noble marcharon anoche desde Santa Fe y Junín hasta el cruce con Montevideo para reclamar justicia por la muerte de la joven y pedir que los testigos del accidente se presenten a declarar. Buscan así confrontar las primeras declaraciones del taxista Rubén Botta, que hace una semana causó la tragedia que terminó con la vida de la chica de 22 años y declaró que no se acuerda de lo que sucedió porque tuvo una descompensación diabética.

La marcha, que fue acompañada con aplausos, no comenzó hasta que llegó Sandra Fewkes, la mamá de Leonela. “Me siento muy acompañada por la gente, que se solidariza conmigo y me llama. También me apoyaron varias madres que perdieron a sus hijos en la tragedia de Once. Yo ya soy otra madre del dolor”, declaró Fewkes, y agregó: “El motivo de mi vida era Leonela, y ahora es el motivo de mi fuerza para luchar y buscar que todo esto quede claro”.

Cerca de ella estaba Florencia Campos, que se hizo muy amiga de Leonela cuando comenzaron el CBC de la carrera de Medicina. Después, ambas decidieron cambiarse a Historia del Arte. Campos recordó que pasaban mucho tiempo juntas ya que Leonela, oriunda de Tres Algarrobos, muchas veces estaba sola. “No lo puedo creer todavía, me enteré por Facebook. Ahora recién empieza la lucha para saber realmente qué pasó”, afirmó.

Caminaron junto a muchos jóvenes que llevaban una vela y la foto de Leonela. También estaban su padre, su novio y su hermana. Al llegar a la esquina del accidente, la mamá de la joven se quebró y dejó un ramo de Flores junto al cordón de la vereda en la que la atropelló el auto. Allí, también se pintó característica estrella amarilla que recuerda a las víctimas de los accidentes de tránsito.

Leonela murió el martes pasado arrollada por un taxi que, luego de chocar a una moto y un colectivo e impactar con otros dos autos, terminó arriba de la vereda tras andar una cuadra de contramano por Santa Fe, y provocó además heridas en otras cinco personas.

Botta, el chofer, continúa internado en el Hospital Fernández, en calidad de detenido, con custodia policial. Marcelo Fainberg, uno de se sus abogados, le dijo a Clarín: “A nivel clínico y psicológico quedó muy afectado cuando se enteró que en el accidente había muerto una persona”. Por el momento, el taxista está imputado por “homicidio y lesiones”, pero la causa aún no tiene calificación. Eso lo deberá hacer el juez titular, Alberto Baños, que comienza a trabajar el lunes y tiene diez días hábiles para decidir cuál será (ahora está en manos de la jueza Silvia Ramond). Los abogados de Botta aseguraron que quedó probado que “es diabético, insulino-dependiente y que sufrió un shock hipoglucémico”.

La Nación:

Marcharon para pedir justicia por Leonela

Familiares y amigos de Leonela, la joven atropellada el martes pasado por Rubén Darío Botta, el taxista que se desplazaba por la avenida Santa Fe, realizaron una marcha esta noche para pedir justicia.

En diálogo con C5N, la madre de la joven de 22 años, al referirse al hombre que atropello a su hija, dijo: «No lo quiero ni ver, no tiene perdón humano, divino no sé si lo tendrá y menos de la madre». Y en un tono compungido, agregó: «Yo no quiero ningún llamado, yo quiero justicia por mi hija y que él pague lo que hizo».

La marcha se realiza en la avenida Santa Fe y Montevideo, en donde están los familiares, amigos y conocidos de la joven, que al grito de «Leonela presente, ahora y siempre», reclaman justicia.

En tanto, mientras esperan los avances de la investigación, que estuvo a cargo de la jueza Silvia Ramond y ahora pasó a manos de Alberto Baños, allegados a la víctima siguen convocando a los testigos para que declare en la causa contra el taxista Rubén Darío Botta , acusado de «homicidio y lesiones», que aún continúa internado Hospital Fernández.

EL HECHO

El episodio ocurrió el mediodía del martes de la semana pasada en Santa Fe y Montevideo, de Recoleta, en momentos en que había un intenso tránsito vehicular y peatonal en el lugar.

La Nación?:

A una semana del accidente la familia de Leonela asegura que el taxista estaba conciente

una semana del trágico accidente que ocurrió en la avenida Santa Fe y Montevideo cuando un taxi que transitó en contramano chocó con varios vehículos y terminó sobre los peatones, los familiares y amigos de Leonela Noble , la joven que esperaba para cruzar en una esquina y murió atropellada, realizaron una concentración con un pedido enérgico de Justicia.

Allegados a la joven marchan en la zona donde ocurrió el accidente. Se reunieron en Santa Fe y Junin y caminaron hasta la esquina donde ocurrió el trágico episodio.

Mientras esperan los avances de la investigación, que estuvo a cargo de la jueza Silvia Ramond y ahora pasó a manos de Alberto Baños, los allegados a la víctima siguen convocando a los testigos para que declare en la causa contra el taxista Rubén Darío Botta , acusado de «homicidio y lesiones», que aún continúa internado Hospital Fernández.

«Hay muchos testigos, no es solo uno. Muchos que acudieron a nuestros teléfonos y no tendrían problemas en presentarse», dijo Sandra Fewkes, la mamá de Leonela, en diálogo con Radio Continental .

La mujer confirmó que cuentan con la declaración de dos hombres clave: el que observó toda la secuencia, incluido el choque del taxi con una moto que habría iniciado la tragedia; y quien llegó primero al vehículo y observó a Botta. «Ese testigo cuando Botta bajaba las perillas de las puertas para asegurarlas y que no lo lincharan», dijo Fewkes.

Consternada la mamá de la joven contó al otro día del accidente tenía pensado viajar con su novio, Darío Sánchez . «Las primeras vacaciones que habían pagado con mucho sacrificio, en cuotas, a un lugar tranquilo, de paz. Ya no me quedan motivos para vivir, era mi sol, era mi vida. Lo único que pido es Justicia», reclamó.

Botta fue indagado el viernes por la jueza Ramona en el Fernández y dijo que no recuerda nada del episodio en el que murió Noble y otras cinco personas resultaron heridas. «No me acuerdo de nada», contó .

La Justicia tiene otros ocho días para resolver su situación procesal y definir si lo imputa por homicidio y lesiones culposos o dolosos.

El taxista, que tendría entre 45 y 50 infracciones de tránsito por cruzar semáforos en rojo y por exceso de velocidad, formalizó ante la jueza lo poco que alcanzó a decirle a la policía el día del hecho al ser detenido. Es decir que se desvaneció y sufrió una descompensación por ser un paciente diabético .

«Botta cambio de versiones. Primero dijo que lo perseguían para asaltarlos, después salió con el shock hipoglucémico, y ahora que no recuerda nada. Pero hay testigos que dicen que se bajo por su cuenta y trabó las puertas», resaltó Fewkes.

Los familiares la búsqueda de más testigos que tengan algo para aportar en la causa. Aquellos que desean tomar contacto pueden hacerlo vía mail a darioandressanchez@hotmail.com o contactarse a través de su perfil de Twitter (@dariosan27).

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.
Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento sera eliminado e inhabilitado para volver a comentar.